miércoles, 31 de marzo de 2010



EL INFIERNO TAN TEMIDO



Les convido a este pequeño recorrido:


=>
Mayo de 1944
.


Sartre estrena la obra de teatro "A puertas cerradas". Su planteo central: "el infierno es la mirada de los otros"


=>

Meses después,
Lacan publica un artículo que se basa en un juego lógico donde a tres presos le colocan un disco en la espalda que ellos no han visto y deben poder deducir el color del mismo basándose en la reacción de los otros cuando los miran.
Discute con ese juego el planteo sartreano.



=>Febrero/marzo de 1964:
durante su seminario XI Lacan le da una vuelta de tuerca a sus reflexiones de 20 años sobre la mirada.
En medio de sus clases lanza esta frase enigmática: "el mundo es omnivoyeur, pero no exhibicionista".
Si bien es necesario recorrer esas cuatro clases para hacer resonar el alcance clínico de lo que propone, este corto de Susan Jacobson con el que a continuación cierro la propuesta de este pequeño circuito, pareciera captar la dirección no trivial de esas palabras:


video


(para quien guste leer la obra de teatro de Sartre:
clic aquí)


(para quien quiera saber algo más sobre el corto,
"One hundredth of a second",
clic aquí)


Guillermo Cabado

.

1 comentario:

  1. Un par de ideas escritas en los márgenes del blog:

    - El infierno no está allá (la mirada de los otros), está aquí. Aquí en lo éxtimo. En lo más extranjero de lo íntimo que me habita. Si el mundo es soportable, omnivoyeur... no así exhibicionista

    - cuando recibí el link con el video, dudé en subirlo: mientras me bajaban los testículos desde la garganta pensaba que rápidamente podía cristalizarse en la condena social y el comentario políticamente correcto: "qué mierda toda esa sala tipo Oscars". Pero hay algo en el video, no sé muy bien qué, que me conectó con un hilo mucho más frágil y contundente:

    ¿la fotógrafa premiada se levantará por culpa y vergüenza?.
    ¿Y si lo fuera por la conmoción que uno siente en el INSTANTE (acaso la centésima de segundo)en que se topa con esa EXTIMIDAD de la que ni siquiera el "qué dirán" te logra distraer?.

    - En definitiva, en ese cambio de hipótesis, está el camino que va de un asunto MORAL a la desoladora ÉTICA de Antígona.

    ResponderEliminar